in ,

10 Errores en la Elaboración de Cerveza Artesanal

Acá vamos a enumerar los 10 errores mas comunes a la hora de comenzar a elaborar tu propia cerveza. Tenerlos en cuenta pueden ayudarte a evitar varios dolores de cabeza en las diferentes etapas de fabricación, te lo aseguro.

  1. No controlar temperaturas y tiempos de procesos

    Este es un error que se encuentra muy a menudo entre los cerveceros caseros que recién comienzan, el no controlar a conciencia las temperaturas de las distintas etapas del proceso de elaboración. Aunque uno pueda pensar: “unos graditos de mas/menos no es nada”… la realidad es que si es importante, y los motivos están a continuación.

    En el macerado, las enzimas que hacen parte de la “magia” en el proceso son muy sensibles a los cambios de temperatura y pueden provocar un cambio radical en el perfil organoléptico de tu cerveza. Como norma general uno puede elegir un rango de entre 65 a 68ºC.

    En el rociado el rango de temperatura óptima se va entre 75 a 78ºC, por debajo de ese rango habría problemas de filtración y por encima de él arrastrarías compuestos no deseados llamados taninos.

    En el enfriamiento hay dos factores que debemos vigilar, uno es conseguir una temperatura adecuada para la inoculación de la levadura, y la otra es el tiempo gastado en enfriar el mosto, cuanto menos tiempo dejemos el mosto frío sin levadura mejor. Una temperatura de 20ºC aproximadamente es correcta para la mayoría de levaduras ales.

    En la fermentación hay que vigilar que la temperatura no se dispare hacia arriba por dos motivos: El perfil de tu cerveza tendría otros matices que los que esperas, y por un motivo de seguridad, fermentaciones descontroladas pueden hacer ver a tu fermentador como un test de “misil a la luna”.

  2. Ser un creativo constante

    Es cierto que en el mundo de lo artesanal en general y particularmente hablando, de la cerveza artesanal, en particular uno tiende a ser curioso y creativo.
    Ahora bien, ser demasiado creativo en tus comienzos cerveceros puede ser perjudicial ya que si acaban de controlar los estilos más clásicos no es recomendable aventurarse a hacer “experimentos”. Como dicen, primero aprende a caminar y luego a volar, es bonito querer impresionar a los amigos o familia con tu última cerveza especial hecha con ingredientes super secretos, pero es más lógico y estoy seguro que vas a conseguir un mejor resultado si tienes una buena base primero. Preguntate a vos mismo… ¿soy capaz de elaborar una Pilsen o una Porter como dios manda?.

    demasiado creativo

  3. No llevar una libreta de recetas propia

    Al iniciar una receta, sea con un jarabe o todo grano, a parte de seguir las instrucciones al pie de la letra, es necesario ir apuntando los valores de los parámetros u observaciones necesarias en tu propia libreta, hoja de cálculo, pañuelo de papel… ¿Porqué? Si después de hacer 5 lotes de un estilo eres capaz de decirme los motivos por los que te quedo igual de bien como la primera te haré un monumento.
    Lo normal es que no te acuerdes de todos los detalles de tu receta. Elaborar cerveza artesana es un aprendizaje continuo que nunca acaba, y sólo los que se fijan en los detalles son los que triunfan. Apuntar los errores es muy importante, primero porque evita que volvamos a equivocarnos y segundo es recordar “cómo conseguiste” esa cerveza que les encanto a todos cuando habías pensado que podría ser un “error” más en tu trayectoria.

  4. No tener en cuenta la calidad del agua

    ¿Qué se entiende por calidad de agua? Un agua con los parámetros fisicoquímicos adecuados para el estilo de cerveza que uno quiera elaborar. Es un factor importantísimo a la hora de elaborar tu cerveza y es uno de los que menos se tiene en cuenta cuando elaboras tu primera cerveza. Lo ideal es ajustar el contenido de sales y el pH a los valores adecuados según el estilo de cerveza que vayas a realizar. Para conseguir un ajuste correcto es necesario unas serie de instrumentos que al principio no es necesario realizar esa inversión, para empezar e ir agarrando confianza, lo mejor es usar agua de botella que conoces su contenido en sales.

  5. Improvisar con los utensilios

    Arrancar a elaborar la cerveza sin todos los utensilios puede llevar a que uno “improvise” con algo parecido pero no igual. Depende de la improvisación puede ser mortal para el proceso final. Un ejemplo de ello sería el uso de molinillo de café para molturar la malta, o emplear un termómetro de mercurio para controlar la temperatura. En caso que hagas oídos sordos a esto, vuelvan a leer este articulo ;).

  6. Sobrevalorar los ingredientes de calidad

    En este apartado nos encontramos a dos tipos de persona:
    La primera piensa que elaborar cerveza artesana es una pavada en la cual, cualquier ingrediente o material hace la misma función y por tanto para que pagar más si este ya me hace la misma función a la mitad de precio. Generalmente, siempre puede haber alguna excepción, pero si uno paga más por un ingrediente normalmente te aseguras un resultado más reproducible.

    El segundo tipo de persona es la que sobrevalora el uso de productos de calidad, dejando en manos de esa calidad el resultado final de la cerveza elaborada. Si el resultado no es el esperado, arremete contra los ingredientes comentando que seguramente alguno de ellos no era lo suficientemente fresco y nunca siendo lo suficientemente humilde para reconocer que a lo mejor, y sólo a lo mejor es porque puede que haya habido un mínimo de culpa por parte de uno mismo.

  7. PRIMING correcto

    Con este error nos referimos a dosificar en exceso azúcar (en cualquiera de sus variantes). Hay que tener mucho cuidado ya que puede provocar una sobre-carbonatación y en consecuencia una sobrepresión que acabe en la “explosión” de la botella en cuestión.

  8. No seleccionar las botellas adecuadas

    En el mundo de la cerveza artesanal los detalles marcan la diferencia y este es uno de ellos. Ustedes van a decir… es una botella ¿no? GRAN ERROR, como todo en esta vida depende… ¿de qué depende?. Si podes escoger una botella retornable mejor que mejor ya que las paredes son más gruesas, por tanto, aguanta más presión. Otro ejemplo de botella ideal es la de cava.

  9. Mal higiene de los instrumentos

    No se dan una idea de la cantidad de gente que pasa por alto algo tan de sentido común como tener las herramientas de trabajo bien limpias. Por otro lado, la gente que limpia demasiado creyendo que duplicando el volumen o tiempo se consigue una limpieza más efectiva.
    Si tu proveedor especifica unos valores, por algo será. Una vez que tu mosto se ha contaminado, digamos que del resultado final puede salir cualquier cerveza menos la que esperabas. ¿Cómo saber cuándo tu mosto está contaminado? Una manera rápida y barata es agarrar algo de tu mosto frío y añadirlo a un recipiente limpio y desinfectado (un vaso de precipitado, Erlenmeyer, etc) y taparlo con un airlock a una temperatura templada. Si está infectado, al cabo de unas horas tendrá actividad que podrás observar en forma de burbujas.

  10. No ser paciente ni constante

    En la elaboración de cerveza artesanal hay dos dichos totalmente aplicables, el primero de ellos es: La paciencia es la madre de las ciencias. El proceso de elaboración es largo y tedioso en algunos momento, por tanto, al mal tiempo buena cerveza.
    Y el segundo dicho es “Roma no se construyó en 2 días”, con la cerveza artesanal es lo mismo, hay que ser “constante”, aprender de los errores y no desfallecer, ya que si de una cosa estoy seguro es que al final de esa constancia habrá premio seguro en forma de una rica cerveza de la cual te vas a sentir orgulloso.
    Les dejo un ultimo dicho… Persevera y triunfaras.

Y vos… ¿te topaste con algunos de los errores anteriores en algún momento de tu etapa cervecera?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 4 =

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Conoce los Métodos de Macerado

Receta – Cerveza Imperial Stout